Atención al cliente

935 891 983
noe@vinsnoe.com

Buscar vinos




Nuevos protagonistas en Rioja

59,54 €


http://www.vinsnoe.com/24831-thickbox/nuevos-protagonistas-en-rioja.jpg

Descripción

Para empezar el curso escolar os presentamos tres vinos de Rioja con perfiles muy diversos. Dos de ellos corresponden a bodegueros bien asentados en otras regiones vinícolas que han querido ir a elaborar fuera de su entorno habitual. El tercero, se elabora en una pequeña bodega familiar en el que las nuevas generaciones han concebido unos vinos que de alguna manera saltan los límites de la Rioja tradicional. Gente de fuera a hacer vinos de Rioja, gente de dentro a hacer vinos que parecen de fuera.
El primero de los bodegueros, seguro que lo conocéis bien, es José María Fonseca que hace ya más de 25 años puso en marcha un proyecto singular en Galicia. Hablamos del creador de Terras Gauda, un albariño que os presentamos justo cuando nació hace ya bastante tiempo. Hoy lo volvemos a hacer pero con su Rioja, Heraclio Alfaro Crianza 2016, nacido en las antiguas instalaciones de la bodega Egomei de Alfaro, hoy rebautizada con el mismo nombre del vino. El vino es un crianza con 12 meses de madera de roble francés elaborado con las variedades tradicionales de Rioja, principalmente, tempranillo pero también garnacha y graciano.
El segundo bodeguero es también el ya muy reconocido Rafael Cámbra que nos ha cautivado con sus vinos de la denominación de Valencia, desde las garnachas más limpias a los monastrell más redondos por no hablar de sus éxitos con variedades recuperadas. El proyecto de Rioja nace de la vinculación familiar de Rafael con la zona. El Mateo Cambra es un vino elaborado al 100% con garnacha de cultivo ecológico y criado en barricas de roble usadas de 500 litros. Es un vino donde predomina la fruta y la intensidad y que puede ganar mucho después de un reposo prolongado en botella. Producción limitada a 2.000 botellas.
La tercera bodega es Compañon Arrieta, proyecto revitalizado por Gorka Mauleón y Itxaso Compañon para redirigir la tradición familiar hacia vinos con personalidad diferente. Imbuidos del espíritu de respeto a la naturaleza y apostando por la viticultura orgánica esta joven pareja ha sabido hacer vinos muy diferentes. El Malaspiedras es un vino procedente de cuatro parcelas diferentes donde predomina el tempranillo pero donde también hay plantadas algunas cepas de garnacha o de macabeo (viura). Todos ellos se integran en este vino con una armonía insólita tras una fermentación con levaduras autóctonas y una crianza sobre sus propias lías en barricas de robles francés, americano y húngaro durante un periodo de nueve meses. Un vino sorprendente, excepcional del que sólo se hacen 4.000 botellas numeradas.