Atención al cliente

902 539 663
noe@vinsnoe.com

Buscar vinos




Eric Boissenot, el mago de Burdeos

95,30 €

19
Puntos regalo

Nuestros expertos dicen...

Este mes os presentamos una selección de tres Chateaux de Burdeos de la zona de Haut Médoc en la ribera izquierda (la rive gauche) del Garona. Los tres han esta elaborados bajo las directrices de Eric Boissenot, reconocido como una de las figuras más influyentes de Burdeos. De hecho, él está detrás de la mayor parte de los grandes vinos de la región tales como Latour, Lafite-Rothschild, Margaux, Mouton-Rothschild, Palmer, Pichon Comtesse, Pichon Baron, Ducru-Beaucaillou, Brane Cantenac entre otros. Por si fuera poco, los tres vinos son de la cosecha 2015, la mejor del siglo actual y, probablemente, una de las mejores de la historia de la región
En definitiva, pues, una gran oportunidad de acceder a tres pequeñas joyas de la parte más aristocrática de la República Francesa que prometen un futuro alentador. Si tiene paciencia, debería empezar a degustar a partir de 2020.
El primer vino es el Chateau Larrivaux procedente de una finca de 75 ha. entre las que 18,6 están plantadas con merlot (61%), Cabernet Sauvignon (26%), cabernet franc (8%) y petit verdot. La propiedad data de finales del siglo XVI y el cultivo de viña se inicia el siglo XVIII con continuidad familiar hasta hoy, momento en el que tres generaciones de mujeres comparten los destinos de la bodega con la ayuda del reconocido enólogo Eric Boissenot. El vino responde a los patrones clásicos de elaboración bordelesa con envejecimiento en barrica de roble durante un período cercano al año. La composición varietal, similar a la de la viña, presenta proporciones muy similares y mayoritarias de Merlot y Cabernet Sauvignon ante un peso relativo inferior, alrededor del 10%, de cada una de las otras dos. En el paladar, el Chateaux Larrivaux presenta más fruta que madera y promete un envejecimiento noble y elegante. Consumirlo a partir de 2020.
El segundo vino es el Chateau Beaumont, un Cru Burgeois del Haut Médoc que data del primer cuarto del siglo XIX. Esta propiedad, de 119 Ha., ha ido cambiando de manos hasta que en 1986 la adquirió la firma "Grands Milésimés de France" participada por el grupo japonés Suntory que, también posee otros Crus Classés en la región. El vino es un coupage casi por mitades de Cabernet Sauvignon y Merlot con un 3% de petit verdot. El envejecimiento se realiza en barricas de roble francés renovadas por un tercio cada año y se prolonga por doce meses. El vino tiene un estilo singular, con bastante intensidad de fruta combinada con un fondo más especiado. Su estructura augura un envejecimiento muy bueno y sería mejor aplazar el consumo hasta pasado el año 2020.
El tercer integrante de la selección es La Closerie de Camensac, segundo vino de Chateau Camensac, propiedad que data del siglo XIX y que obtuvo la clasificación de Grand Cru Classé en 1855. La Closerie, como segundo vino, se nutre de las viñas más jóvenes de la propiedad y está elaborado exclusivamente con cabernet sauvignon y merlot. El vino madura en barrica de roble durante doce meses siguiendo el modelo tradicional de la región y combina perfectamente el equilibrio entre la madera y la fruta. Mejor dejarlo reposar hasta 2020 para empezar a apreciar todo su valor. Abrirlo antes sería una lástima siempre y cuando no tuviéramos más botellas para abrir en el futuro.